Con la llegada del frío otoño, y a las puertas de entrar en el gélido invierno nuestros bolsillos empiezan a temblar. Cada año la electricidad y el gas suben más de precio, lo que nos lleva a probar nuevas estrategias con las que poder calentar la casa de una manera más económica. Cuando los medios no acompañan, bueno es el ingenio. A continuación van algunas recomendaciones.

 

Tips para hacer de tu casa una sauna:

  1.Ventanas y aislantes de calidad

Para ahorrar dinero en un futuro, hay veces que es mejor hacer una inversión inicial. A la hora de elegir las ventanas de tu casa, o el aislante, opta por opciones de calidad. A la larga los gastos serán menores, y recuperarás la inversión. Si pones en tu casa ventanas de mala calidad es pan para hoy, y hambre para mañana. Consejito de abuela.

 

 

  2.Ventilar la casa, pero lo justo

A todo el mundo le gusta esa brisa fría mañanera, pero también es la puerta de salida del todo el calor acumulado durante la noche. Con 10 minutos al día es suficiente para renovar el aire de la casa.

 

 

  3.El sol, tu mejor aliado

El sol puede hacer que tu casa suba la temperatura unos grados. Se más listo que el hambre y abre tus persianas y tus cortinas en las horas de luz, y ciérralas cuando se esconde. Así obtendrás el calor fruto de la radiación infrarroja proveniente del sol. Haz como el caracol, saca los cuernos al sol.

 

 

  4.Usa alfombras, como Aladdín

Por el suelo es por donde más calor se escapa. Es el elemento constructivo de mayor pérdida energética. ¿Cómo lo podemos solucionar? Instalando en nuestra casa parqué mejor que frías baldosas. Además de en invierno cubrir el suelo con confortables alfombras que aislarán el calor y decorarán tu hogar.

 

 

 5.La batamanta, únete a la moda

El asunto de la batamanta  suena a teletienda. Pero cuando lo pruebas, no quieres volver al pasado. Hay que tener muy presente que estamos en invierno, los valientes ( y algún vasco) irán en  manga corta. Pero lo normal es parecer una cebolla dentro y fuera de casa. Una batamanta o un pijama de oso polar te puede salvar de encender la calefacción más de lo necesario.

 

 

Para los afortunados que comparten su vida en pareja, siempre queda darse calor mutuamente. Pero eso os  lo dejo a vuestra imaginación… Para seguir informados de todas nuestras novedades, síguenos en todas nuestras redes sociales y en nuestra página web.