mejoras de bajo costo

Cómo aumentar el atractivo de tu hogar con pequeñas mejoras de bajo costo

El atractivo de una vivienda no siempre está relacionado con grandes y costosas reformas. Con pequeñas mejoras, puedes transformar tu hogar y aumentar su valor sin gastar demasiado. Ya sea que quieras disfrutar de tu refugio con tu familia, o prepares la venta de tu propiedad y quieras tener una mejor rentabilidad, nuestros consejos sencillos para hacerlos por ti mismo, te pueden ayudar más de lo que imaginas. Echa un vistazo de nuestras ideas que puedes implementar por tu cuenta para darle un nuevo aire a tu casa.

Renueva tus suelos:

Los suelos desgastados pueden restarle valor a tu hogar. Una opción económica es utilizar pinturas especiales para renovarlos. Si tienes suelos de madera, un lijado y barnizado pueden hacer maravillas. También puedes considerar la instalación de suelos laminados, que ofrecen una apariencia moderna a un costo accesible.

Refresca tus paredes:

Una mano de pintura fresca puede cambiar por completo la apariencia de una habitación. Elige colores neutros y claros para crear un ambiente luminoso y acogedor. Además de pintarlas, puedes considerar otras opciones para darles un nuevo aspecto. Una idea es utilizar papel pintado, que ofrece una amplia variedad de diseños y texturas para crear ambientes únicos. También puedes optar por técnicas de pintura decorativa, como el estarcido o el efecto esponja, que añaden un toque de originalidad y personalidad a tus paredes. Otra opción es utilizar vinilos decorativos, que son fáciles de colocar y pueden cambiar por completo la apariencia de una habitación. Sea cual sea tu elección, asegúrate de que el resultado final armonice con el estilo general de tu hogar y refleje tu personalidad.

Renueva el baño y la cocina:

Para dar un aire renovado a estos espacios clave, puedes realizar cambios que no requieran una gran inversión. En el baño, puedes cambiar la grifería por modelos más modernos y eficientes, así como renovar la mampara de la ducha o bañera. También puedes considerar pintar los azulejos o cambiar los accesorios, como el espejo o la iluminación, para dar un aspecto más actual.

En la cocina, puedes cambiar los tiradores de los muebles o añadir una nueva capa de pintura a los armarios. Si buscas un cambio más drástico, puedes optar por cambiar la encimera por una de un material más actual, como el cuarzo o el granito, o renovar los electrodomésticos por modelos más eficientes y modernos. Estas pequeñas mejoras pueden transformar por completo el aspecto de estos espacios sin necesidad de realizar una reforma completa.

Mejora la carpintería:

Armarios empotrados: Puedes renovar su aspecto cambiando las puertas por unas más modernas y funcionales. Considera opciones como puertas correderas para ahorrar espacio o puertas con espejos para dar sensación de amplitud.

Mobiliario de la cocina: Si los muebles están en buen estado, pero desactualizados, puedes optar por cambiar las puertas o los tiradores. Si necesitas una renovación más profunda, puedes cambiar los muebles por otros más modernos y funcionales que se adapten mejor a tus necesidades y al estilo que deseas darle a tu cocina.

Despensa u otros puntos de renovación: Si tienes una despensa, puedes mejorar su organización añadiendo estanterías o cajones extraíbles para aprovechar mejor el espacio. También puedes considerar renovar otros elementos de carpintería interior, como los marcos de las puertas, los zócalos o los rodapiés, para dar un aspecto más uniforme y cuidado a toda la casa.

Acondiciona tus espacios exteriores:

Terrazas y balcones: Estos espacios pueden convertirse en verdaderos oasis si se renuevan adecuadamente. Una opción es cambiar el suelo por uno más resistente y fácil de limpiar, como baldosas cerámicas o tarimas de composite. También puedes añadir plantas en macetas para dar color y vida, así como muebles de exterior confortables y resistentes a la intemperie.

Patios y jardines: Si tienes un patio o jardín, puedes mejorar su aspecto con pequeños cambios. Podrías pintar o barnizar la valla o los muros para que luzcan como nuevos. Añadir iluminación exterior puede crear un ambiente acogedor, especialmente por las noches. Además, puedes plantar flores y plantas que requieran poco mantenimiento pero que aporten color y frescura al espacio.

Porches: Puedes renovar su aspecto cambiando el suelo por uno más resistente y fácil de limpiar, como la madera tratada o las baldosas cerámicas. Añadir cortinas o toldos puede proporcionar intimidad y protección extra.

Otros puntos de renovación: No te olvides de otros elementos en tus zonas exteriores que puedan necesitar renovación, como las barandillas, las escaleras, los muebles de jardín o las pérgolas. Pequeños detalles, como cambiar los cojines de los muebles o añadir una fuente decorativa, pueden hacer una gran diferencia en la apariencia y funcionalidad de tus espacios exteriores.

Realizar estas mejoras no solo te permitirá disfrutar de un hogar más agradable, sino que también aumentará su valor en caso de que decidas venderlo en el futuro. En Fincas Eva queremos que disfrutes tu hogar. Esperamos que nuestra lista de consejos te ayude a mejorar tu vivienda sin gastar demasiado.