Llegar el verano, las cañas en las terrazas y los días más largos. Pero con la llegada del buen tiempo, también llega el calor. 

Es importante que nos aseguremos el adecuado funcionamiento de los equipos de climatización. Hay que tener en cuenta que los aires acondicionados forman parte de la instalación térmica de la vivienda, por lo que su instalación, uso y mantenimiento, está sometida a la normativa en materia de seguridad y calidad industrial. Su instalación y mantenimiento sólo pueden ser realizadas por empresas instaladoras o mantenedoras habilitadas. Pero, ¿sabías que nosotros como usuarios podemos verificar el estado de nuestros aparatos de aire acondicionado también?

Hoy desde Fincas Eva, te compartimos algunos pasos a seguir para poder hacerlo:

1) Comprobar que las conexiones eléctricas que alimentan el equipo están en buen estado. 

2) Revisar que los circuitos frigoríficos (los tubos por los que circula el líquido refrigerante entre la unidad interior y la unidad exterior) están debidamente aislados. Un aislamiento inadecuado o un deterioro ocasionado por los años provocará una pérdida de energía y, por lo tanto, un mayor consumo eléctrico.

3) Limpiar regularmente los filtros de aire del aparato de aire acondicionado, que suelen ser fácilmente accesibles. El uso continuado de los aparatos y el paso del tiempo hacen que dichos filtros se obstruyan perjudicando la eficiencia del equipo, reduciendo el caudal del aire y disminuyendo la eficacia del filtrado. 

4) Tener en cuenta la normativa existente, en este caso el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), que establece que los aparatos de aire acondicionado o las bombas de calor con potencia inferior a 12 kW, deben ser objeto de un mantenimiento preventivo cada 4 años si son de uso doméstico o cada 2 años para cualquier otro uso (comercios, oficinas, etc.), o bien con la periodicidad indicada por el fabricante en el manual de uso y mantenimiento del equipo.

5) Realizar un uso responsable de los equipos, evitando que no se dispare la factura de la electricidad por un consumo excesivo.

El Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) recomienda, además, que la temperatura ambiente a la que se deben programar los equipos sea entre 24 y 25 grados en verano, cuando los aparatos se utilizan en modo refrigeración y entre 21 y 22 grados en invierno o cuando se usan en modo calefacción.

¡Esperamos que esta información te haya sido de utilidad! ¿Estás buscando comprar/vender una propiedad? ¡Ponte en manos expertas! Contamos con un equipo de profesionales con más de 35 años de experiencia en el sector. 

www.fincaseva.com / 93 265 86 65