Entramos en la semana de la felicidad, y desde Fincas Eva nos pusimos a investigar sobre lo que todas las generaciones de la humanidad nos hemos planteado ¿que es la felicidad? 

Si tenemos que hablar de definiciones, las hay tantas como seres humanos. Si nos refugiamos en la ciencia, concretamente en el ámbito de la psicología, podemos afirmar que la felicidad depende de la proporción entre emociones positivas y negativas que experimenta un ser humano. 

La ciencia nos dice que cada uno de nosotros tenemos una determinada predisposición genética hacia la felicidad, es decir, un nivel de felicidad basal que nos es innato y que viene determinado por nuestros genes.

 

¿Alguna vez te has puesto a pensar en que se puede establecer un ratio de felicidad? Crease o no, la psicóloga e investigadora Barbara Fredrickson ha establecido la “ratio” para ser felices en 3 a 1. Por cada emoción negativa que sentimos, vivimos tres positivas, sentiremos que somos felices. Esto se debe a que las emociones negativas las sentimos de forma más intensa por lo que muchas veces valoramos como neutras muchas emociones que en realidad son positivas. 

Otro factor que juega un papel importante es una característica que todos los seres humanos tenemos que es la adaptación hedonista, que viene a decir que los cambios circunstanciales en la vida de una persona (encontrar un trabajo, enamorarse, tener un problema de salud, perder a un ser querido, etc.) y sus efectos sobre su felicidad son efímeros. Nuestra tendencia natural es a volver al nivel de felicidad que genéticamente tenemos marcado. Esto sucede por la capacidad humana de adaptarse y acostumbrarse a los cambios. De hecho, todos sufrimos subidones y bajones de felicidad, si nos enamoramos o nos despiden, por ejemplo, pero luego nos adaptamos a esta nueva situación y la euforia o la tristeza que sentimos van diluyéndose. Esto nos ayuda a superar la pérdida de un ser querido o una ruptura sentimental pero también explica el por qué ganar la lotería o tener un buen trabajo no nos garantiza ser felices a largo plazo.

Sonja Lyubomirsky, doctora en psicología e investigadora en el campo de la felicidad, establece en su libro La ciencia de la felicidad, (creado tras más de 20 años de experimentos y pruebas) en un 50% la influencia genética en nuestra capacidad para ser felices. Asimismo establece en un 10% la influencia de los factores externos, lo que viene a apoyar la teoría de la adaptación hedonista, que ya anticipaba la escasa influencia del entorno en nuestra capacidad para ser felices. 

¿Y el 40% restante? ¿Podemos hacer algo para ser más felices? 

Pues, para Lyubomirsky el 40% que resta para completar la ecuación se corresponde a aquello que hacemos y que pensamos, es decir, a nuestras actividades intencionadas y a nuestras estrategias mentales para ser felices.

Es reconfortante pensar que en un porcentaje tan elevado nuestra felicidad depende de nosotros mismos, de nuestra actitud, de nuestros pensamientos y de nuestras acciones. Si la ecuación de Lyubomirsky es cierta implica que aquello que nosotros hagamos de forma consciente y voluntaria para ser felices es 4 veces más importante que aquello que no podemos controlar. Por tanto, ya no tenemos excusas para delegar algo tan importante como nuestra felicidad al destino. 

¡Esperamos que esta información te haya sido de interés! ¿Estás buscando comprar una propiedad? ¡Encuentra la casa de tus sueños y se plenamente feliz! Entra a nustra web y descubre todas las propiedades que tenemos en cartera. 

WWW.FINCASEVA.COM