Ya estamos finalizando el mes de Noviembre y de la mano vienen las bajas temperaturas. La gente comienza a salir más abrigada, los días comienzan a ser más cortos y cada vez cuesta más hacer planes fuera de casa. Pero, ¿cómo mantener caliente tu hogar sin que la factura se dispare? Hoy te traemos algunas medidas muy sencillas para que puedas adaptar tu hogar al invierno y disfrutar sin problemas de un ambiente más cálido. 

  1. Aísla bien las ventanas: Algo fundamental es evitar las pérdidas de calor, y estas se generan sobre todo por las ventanas. Puedes aplicar masilla para sellar sus huecos; este material no es caro y puede ayudarte a evitar corrientes de aire. Otra forma útil de “protegerlas” es vestirlas con unas cortinas de tejido grueso, como terciopelo o lino rústico. Además, acuérdate de abrir las cortinas cuando el sol incida en ellas, así calentarás el ambiente. Ten en cuenta que para ventilar basta con abrirlas 10 minutos al día.

 

2- Mantener la casa a 24 grados. Esta es la temperatura considerada como necesaria para calentar un hogar sin           pasar frío ni tampoco desperdiciar energía. Conviene recordar que cada grado adicional de la calefacción
supone  un gasto extra de 35 euros anuales. Además, se aconseja apagar el termostato por la noche y volver a encenderlo  por la mañana una vez que se ha ventilado la casa.

3-  Zonificar el calor por habitaciones. Esto es importante a la hora de evitar desperdicios de energía. Utiliza                  calefacción en los ambientes ocupados del hogar. Hay muchos sistemas “Smart Home”, que operan de forma                automática en base a los hábitos de los residentes en la vivienda por los horarios o la detección de personas                  presentes en cada espacio. Si no cuentas con esta herramienta, puedes calcularlo tu mismo en base a la rutina de las personas que viven contigo. 

4-Utilizar energías limpias y aprovechar la luz solar: El gas natural es la mejor opción como fuente de energía.              También como dijimos anteriormente, conviene aprovechar la luz del sol y dejar las cortinas y persianas abiertas        durante el día para que entre la luz y cerrarlas cuando llegue la noche para evitar que pase el aire frío.

 

5-Medir y comparar el consumo de luz y/o de gas: Puedes entrar a la web de ahorro kelisto.es y comparar ofertas de las diferentes empresas suministradoras de gas y electricidad, con el fin de ver cuál te permite ahorras más. Si no te convence tu actual comercializadora, basta con comunicar el cambio a la nueva compañía, que se encargará de todos los cambios necesarios. 

6- ¡Utiliza la decoración para conservar el calor! Alfombras, cortinas y persianas ayudan a aislar la casa y mantener el calor. Las alfombras no sólo tienen una gran capacidad para desprender calidez visual y de generar un bonito ambiente en el hogar, sino que también son aislantes. Un consejo: evita las que tienen látex antideslizante en la parte inferior porque se fabrican con adhesivos químicos irritantes. El único “contra” de las alfombras es que para que no se conviertan en un problema por la acumulación de polvo debes aspirarlas con frecuencia.

 

 7-Elige bien la ropa de cama: Las sábanas y fundas nórdicas de franela de lana o algodón, son las más adecuadas, pues generan una mejor temperatura que las sintéticas.

8- Deja todas las puertas cerradas y evita el “abrir y cerrar” constante de las habitaciones.

9-Dúchate con la puerta abierta. Esto hará que el vapor se extienda por el resto de tu casa. 

10-Duerme con una bolsa de agua caliente. Genera calor en tu cama y te mantendrá con una agradable temperatura durante toda la noche ¡no cuesta nada!

 

¡Esperamos que estos consejos te permitan hacerle frente a este invierno! Y que tu hogar permanezca más caliente y cálido.

 

Si estás buscando una propiedad, entra en nuestra página web y descubre todas las que tenemos en cartera. Lo que estás buscando, lo tenemos en #FincasEva.