Este difícil contexto, hizo que muchos trámites tengan que llevarse adelante de manera inesperada, entre ellos las herencias.

Muchos despachos de abogados, se encuentran llevando adelante casos en los que algunos de los herederos forzosos no aparecen en el testamento. Situación que se conoce legalmente como  preterición.  En estos casos, los herederos afectados pueden reclamar sus derechos en los tribunales, tal y como declara el Tribunal Supremo.

Esta contemplado por ley, que una parte del patrimonio del fallecido sea para los herederos forzosos. Es decir, si bien hay una herencia que deja una persona tras su fallecimiento en el testamento,hay una parte de esos bienes que el testador está obligado a reservar a los herederos forzosos por más que no se encuentren en el mismo. Dentro de esta categoria entran los hijos, padres o cónyuge del difunto.

La porción del patrimonio del fallecido reservada a los herederos se conoce como legítima y en el caso de los hijos, se corresponde con las 2/3 partes de la herencia de sus padres.

Una de esas partes es la llamada legítima corta o estricta que deberá dejarse obligatoriamente a los hijos. La otra puede utilizarse para mejorar a todos o alguno de los hijos, participando todos ellos de dicho tercio si nada se especifica. Hacer testamento será siempre lo aconsejable para designar a los herederos y el destino de nuestros bienes. En ausencia de testamento la herencia se adjudicará según ley conforme al orden del parentesco.

Se ve con mucha frecuencia en el último tiempo, que el fallecido ha omitido a alguno de los herederos forzosos en su testamento ya sea de manera intencionada o no.  En este caso el heredero podrá reclamar judicialmente sus derechos. Si la preterición fuere no intencional y afectara a todos los herederos forzosos, se anularán las disposiciones testamentarias de contenido patrimonial.

Pero, ¿en todos los casos es así? Desde Fincas Eva te explicamos las excepciones de esta ley.

Para comenzar, para la validez de la desheredación, debe realizarse un testamento en dónde se dejen por escrito expresamente las causas  de la desheredación.
Se debe designar al legitimario con total claridad, la causa debe ser cierta. Si el desheredado niega la causa, probar que la causa es cierta corresponderá a los herederos del testador.

Las causas de desheredación son:

  • Haber sido condenado, por sentencia firme, por atentar contra la vida o causar lesiones o ejercido habitualmente violencia física o psíquica en el ámbito familiar al testador, su cónyuge, persona a la que esté unida por análoga relación de afectividad o alguno de sus descendientes o ascendientes.
  • Haber sido condenado, por sentencia firme, por delitos contra la libertad, la integridad moral y la libertad e indemnidad sexual, si el ofendido es alguna de las personas a las que nos hemos referido en el punto anterior.
  • Acusar al testador de delito para el que la ley señala pena grave, si es condenado por denuncia falsa.
  • Obligar al testador, con amenazas, fraude o violencia, a hacer testamento o a cambiarlo.
  • Impedir a otro, por iguales medios, hacer testamento o revocar el que tenga hecho, o suplantar, ocultar o alterar otro posterior.
  • Negar, sin motivo legítimo, los alimentos al padre o ascendiente que le deshereda.
  • Haber maltratado de obra o injuriado gravemente de palabra al padre o ascendiente que le deshereda.
  • Incumplir grave o reiteradamente los deberes conyugales
  • Pérdida de la patria potestad por sentencia fundada en el incumplimiento de los deberes inherentes a la misma o dictada en causa criminal o matrimonial.
  • Negar alimentos a los hijos o al otro cónyuge.
  • Atentar contra la vida del cónyuge testador, si no hubiere mediado reconciliación.

 

Cabe destacar que, las donaciones realizadas en vida por el testador en favor del desheredado no pueden ser revocadas, salvo que el hecho que haya dado lugar a la desheredación sea también causa de revocación de la donación.

Los hijos o descendientes del desheredado ocupan el lugar y conservan los derechos de herederos forzosos respecto a la legítima.

Por último señalar que, realizada la desheredación por el testador, quedará sin efecto si existe reconciliación entre el ofensor y el ofendido.

¿Necesitas asesoramiento personalizado? Ante el dolor de una pérdida, podemos ayudarte a buscar la mejor solución y la más beneficiosa en el menor plazo posible. Contacta con nosotros para más información.

932 658 665 / comercial@fincaseva.com