Un tema que muchos clientes nos preguntan: ¿Como funcionan las hipotecas compartidas?
Es muy simple, es aquella en la que figuran más de un titular en el contrato. Es decir, se
trata de una hipoteca cuya titularidad es compartida por varias personas.

Es una buena opción si, por ejemplo, vamos a comprar una casa con nuestra pareja. Sin
embargo, este tipo de préstamos tienen tanto ventajas como inconvenientes que debes
conocer antes de firmarlos.

¿Quieres conocer todas las claves para valorar si te conviene sacar una hipoteca de este
tipo? sigue leyendo y te las contamos en este artículo.

A la hora de pedir una hipoteca, debes saber que el funcionamiento de las hipotecas
compartidas es similar al de las hipotecas con un solo titular. La principal característica
estas es que se establece que, cada titular, pagará una cuota de forma mensual.

La cantidad de la cuota que pague dependerá de lo contratado con el banco.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que estas hipotecas son solidarias. ¿Qué significa
esto? Que todos los titulares deben responder por el total del pago, independientemente de
que lo establecido respecto al pago de las cuotas determine qué porcentaje de la cuota
pagará cada titular.

En la práctica, esto significa que, en caso de impago de uno de los titulares, el banco podrá
reclamar el total de la deuda a ambos titulares. No obstante, en el hipotético caso de que
uno de los titulares no pueda hacer frente a su parte de la cuota (por ejemplo, porque se
quede sin trabajo), lo más habitual es que el otro titular asuma la totalidad de la cuota hasta
que el primer titular pueda volver a asumir los pagos.

De esta forma, aunque las hipotecas compartidas son solidarias respecto al pago, también tienen la ventaja de que cuentan con dos pagadores, lo que permite hacer frente a este tipo de hipotéticas situaciones.

Entre las principales ventajas podemos encontrar:

● Contar con varios pagadores aporta más seguridad: al contar con varios pagadores,
en caso de problemas de uno de ellos, el otro podrá garantizar que el pago de las
cuotas se lleve a cabo de forma habitual.

● Mayor facilidad para conseguir la hipoteca.

● Menor riesgo de impago

● Préstamos más altos: debido a que las hipotecas compartidas son percibidas como
hipotecas con menos riesgo por los bancos, este tipo de hipotecas permite acceder
a mayor financiación.

 


Pero como mencionamos más arriba, también tiene desventajas, entre ellas podemos encontrar:

● No poder hacer frente a las cuotas con un solo sueldo: uno de los problemas que
presentan las hipotecas compartidas es cuando uno de los titulares se queda sin
trabajo y el sueldo del otro no es suficiente para hacer frente a la cuota total. En
estos casos, una opción puede ser modificar la cuota de la hipoteca mediante una
novación o subrogación de la hipoteca.

● Más dificultades en el caso de que un titular quiera abandonar la hipoteca: en el
caso de que uno de los titulares quiera deshacerse de la hipoteca (por ejemplo, en
caso de separación o divorcio), será más complicado modificar la hipoteca
compartida. Esto se debe a que el banco concedió el préstamo dando por supuesto
que habría dos pagadores y, si uno de ellos sale del contrato, lo más probable es
que haya que volver a negociar las condiciones de la hipoteca.

Esperamos que este artículo te haya servido para poder entender mejor como funcionan las
hipotecas compartidas. ¿Estas buscando comprar una propiedad? Nosotros te
acompañamos y asesoramos durante todo el proceso. Entra a nuestra web y descubre
todas las propiedades que tenemos en cartera www.fincaseva.com / 93 265 86 65