Dada la situación excepcional que estamos pasando, que nos obliga a estar todo el día dentro de nuestro hogar, nos damos cuenta de la importancia de que tenga un orden y una funcionalidad.

Según diversos estudios, el 80% de los factores que influyen en nuestra salud están fuera del sistema sanitario, y dependen de los factores socio económicos, de nuestro entorno físico y nuestra forma de vida. Esto hace que la arquitectura tome un rol fundamental, las pautas de diseño constructivas y de mantenimiento de nuestra casa condicionan no solo nuestro sistema biológico, sino también nuestra salud.

Sabiendo esto, ¿cómo podemos hacer para hacer de nuestra casa un lugar más saludable? Es simple, consiste en ir adquiriendo rutinas o cambiar hábitos. ¡Ponte manos a la obra! Para empezar, es muy importante prestarle atención a la ventilación. Es una gran herramienta para garantizar que el aire que respiramos contenga suficiente oxigeno. Hoy más que nunca, ya que en este contexto, suele haber muchas personas por habitación, y la ventilación es de suma importancia.

Otro factor relevante a tener en cuenta es la iluminación. Según especialistas, es importante evitar mantener una temperatura constante durante todo el día, es necesario que haya una variación de la misma. Esto se debe a que el sistema inmunológico está más activo si se adapta a diferentes condiciones térmicas a lo largo del día. A esto se le suma, que la temperatura tiene que variar según la zona del hogar, ya que no todas necesitan la misma temperatura.

Hay que optimizar la entrada de luz natural y utilizar la iluminación artificial siguiendo los ciclos naturales de la luz solar. Por la mañana, más intensidad y luz más fría, y menos intensidad y luz más cálida al anochecer. Esto favorece y es propicio para coger el sueño. Los sistemas biológicos de nuestro organismo se van regularizando por este medio.

Por otra parte, hay que controlar la humedad dentro de la casa. Lo ideal es que no esté por encima del 60%, ya que esto aumenta la posibilidad de la aparición de gérmenes, bacterias, hongos. Esto se evita ventilando correctamente tras la ducha, evitar tender la ropa dentro de casa y usando la campana extractora en la cocina.

Hay que adaptar nuestro hogar a las necesidades actuales, sobre todo en estos días de confinamiento. Observarla para descubrir que cuidados y cambios necesita. Mejorar nuestra casa es mejorarnos a nosotros mismos. Es un buen momento para establecer la conexión entre espacio físico y espacio mental, así salimos de esta situación con mas frescura y energía, y además habiendo aprovechado el tiempo para hacer cosas productivas que puedan mejorar
nuestra calidad de vida una vez que todo esto termine y volvamos a nuestras rutinas, donde definitivamente el tiempo es algo que nos va a escasear.

Por último, creemos importante destacar que dado que todos tuvimos que trasladar nuestra oficina a nuestros hogares, es importante separar muy bien los momentos de trabajo de los de ocio. Si es posible, es importante utilizar distintos espacios. Cambiar sonidos, iluminación, ayuda a desconectarnos, ya que un cambio de percepción del espacio va asociados a un cambio de actividad.

¡Esperamos que estos consejos puedan ayudarte a aprovechar el tiempo ocioso y poner orden en tu hogar!

 

Te invitamos a entrar en nuestra web www.fincaseva.com y descubrir todas las propiedades
que tenemos en cartera. ¡Tu casa ideal te está esperando!