El estado de alerta decretado por el coronavirus ha cambiado por completo nuestra vida cotidiana y nos ha obligado a establecer nuevas rutinas. No salir de nuestras casas no es tarea fácil, sobre todo, para los más pequeños.

La Sociedad de Psiquiatría Infantil, integrada en la Asociación Española de Pediatría (AEP), ha elaborado un documento en el que recoge pautas y consejos para abordar el confinamiento y gestionar los sentimientos y emociones que, inevitablemente, surgirán derivados de la situación de aislamiento en casa.

Para empezar, los especialistas recomiendan establecer rutinas de horario, tiene que intentar ser todo lo más “similar” a los horarios que manejaban en la escuela.
También, es importante tratar de ser creativos y mantener el buen humor. Permitir a los niños que propongan actividades, pero también sugerirlas nosotros. Es muy probable que se muestren reticentes a algunas de ellas al principio, en especial los adolescentes, pero que luego acaben accediendo y divirtiéndose.  Lo principal es evitar el catastrofismo.

Otro de los aspectos importantes a tener en cuenta es la actividad física, ya que tiene muchas consecuencias positivas como reducir la ansiedad, mejora el humor y el sueño y disminuye el riesgo de sobrepeso. Puedes organizar cosas como:

-Búsqueda del tesoro: Se trata de colocar pistas (escondidas o no) por la casa de manera que una le conduzca a la siguiente hasta llegar a la última, lugar donde se encuentra el tesoro o premio que le queramos otorgar por conseguirlo. En el camino, el niño puede ir corriendo o caminando y de esa manera realiza actividad.

– Circuito de obstáculos: con cualquier objeto que tengamos en casa, como sillas, mesas, botellas de plástico o juguetes, se colocan de tal manera que puedan realizar un recorrido en el que tengan que agacharse, saltar, andar a gatas o a cuadrupedia, impulsarse con los brazos y todo lo que nuestra imaginación nos permita.

– Rutinas de ejercicios: marcar una serie de tareas, como saltos laterales, rodillas arriba o talones al glúteo.

– Baile al ritmo de la música que más le guste a vuestros pequeños o recurrir a plataformas on line donde encontraremos una infinidad de coreografías dirigidas por profesionales perfectas para que los niños hagan en casa.

– Yoga es otra de las prácticas beneficiosas para ellos. Se plantea como un juego. En una sesión de Yoga para niños hay canciones y cuentos. Los niños cantan mantras, que transmiten mensajes al sistema nervioso; relajación, positivismo, conexión y calma. Ayuda a mejorar su concentración, gestionar e identificar sus emociones, mejorar su coordinación. De igual forma, fomenta su autoestima así como la conciencia del cuerpo, la flexibilidad y mejora la postura corporal.

 

– Carreras: si disponéis de un pasillo largo en casa, marcar la salida y la meta y que el niño/a lo recorra durante varias series en el menor tiempo posible.

En lo que se refiere a la gestión de sentimientos, los pediatras hacen referencia a las emociones más habituales en estas situaciones como la incertidumbre; el miedo, la tensión, la ansiedad y el pánico, el aislamiento de los seres queridos o la mayor desobediencia o rebeldía ante las normas.

Sostienen que es habitual que tanto los niños como los adultos que les rodean manifiesten incertidumbre, miedo e indecisión ante una situación en continuo cambio. Tras una reacción inicial de posible entusiasmo por la suspensión de las clases, empezarán a aparecer el aburrimiento, la impaciencia, la soledad, la dificultad de los padres para compatibilizar el cuidado de los niños con el trabajo, o para establecer límites.

Su consejo en estos casos es “tener paciencia y mostrarles apoyo y cariño incondicional”. Asimismo, recomienda animarles a mostrar sus sentimientos y miedos, y ofrecerles información adaptada a su edad, pero limitando la exposición a noticias. “Se debe valorar en cada caso si es oportuno o no que vean el telediario, pero como norma general para menores de 6 años no suele ser apropiado, y es mejor verlo como máximo una vez al día”, precisa.

 

 

Para fomentar la seguridad en los niños en una situación llena de incertidumbre se recomienda seguir rutinas y orden de comidas y sueño; continuar estableciendo límites, con cariño y coherencia, y buscar formas alternativas de comunicación y unión con los seres queridos como llamadas en videoconferencia, e-mails o dibujos y manualidades dedicados a ellos.

 

 

En esta situación, muchos nos pusimos a evaluar si nuestra vivienda es funcional y cómoda. ¿Estás buscando mudarte?  Fincas Eva te ayuda a encontrar la propiedad que mejor se adapta a tus necesidades. Es importante poder contar con un profesional que te aconseje, acompañe y guíe en todo el proceso de compra.

¿Quieres saber más? Entra a nuestra web  y descubre todo lo que podemos hacer por ti.