¡Últimos días del 2020! El fin de un año y el inicio de otro siempre ha sido una buena oportunidad para evaluar los planes personales y fijarse nuevos objetivos y metas. En esta ocasión, la pandemia por COVID-19 es un elemento inesperado que irrumpió en la agenda de todas las personas y significó el aplazamiento o cancelación definitiva de muchos proyectos.

Nos hemos visto obligados a vivir en condiciones de alta incertidumbre. Pero esto no es excusa para no fijarse objetivos para este 2021, por el contrario, nos obliga a planifica y desarrollar un pensamiento estratégico más sólido.

La adversidad es una oportunidad para desarrollar la capacidad de resiliencia que tenemos. En gran medida dependerá de la actitud con que asumimos las cosas. Es importante reconocer que las crisis o los imprevistos acompañan nuestra existencia, pero, por lo general, son transitorias.

Desde Fincas Eva nos hemos propuesto:

  1. Planificar más a corto plazo. El año pasado, organizábamos todo en un formato de Plan anual. Quizas, será mejor hacer un plan trimestral e ir ajustando luego progresivamente sobre la marcha. A finales de marzo, revisa tus logros del trimestre, analiza el estado de tu mercado, y prepara tu plan para el segundo trimestre. Y así sucesivamente al terminar cada trimestre.
  2. Debemos planificar con mucho más espacio a la flexibilidad. Como la incertidumbre es más alta, debemos estar preparados para ajustar el timón mucho más fácilmente.
  3. Debemos planificar con mayor creatividad. Date permiso este año para desarrollar un pensamiento “fuera de la caja”. Como el mercado está más dificil, debemos inventar nuevas opciones que nos den ventajas competitivas más evidentes y sólidas. Date permiso este año para desarrollar un pensamiento “fuera de la caja” cuando prepares tu planificación para el trimestre enero a marzo 2021.

¿Cuáles son los elementos que debemos tomar en cuenta a la hora de definir nuevas metas para el próximo año?

 

  • Delimitar bien nuestros objetivos. Enfocarnos en lo que realmente nos importa. Otro punto importante a tener en cuenta, es que para fijarse un objetivo hay que hacerlo SMART. Esto significa, trazar objetivos que sean: Específicos, medibles, alcanzables, realistas y con tiempo específico.
  • Establecer prioridades tomando en cuenta necesidades, intereses, motivaciones y posibilidades, sin dejar de lado la probabilidad de imprevistos.
  • Las necesidades y los intereses que motivan a plantearlas.
  • La funcionabilidad. ¿Cuán beneficiosas son para mí y para los míos? ¿Mejoran mi calidad de vida?
  • Tener claro ¿de qué depende que se cumplan? Recursos personales, recursos externos, oportunidades, imprevistos.
  • Tener plan B en caso de que sea necesario transformarlas.

Es importante ver este momento como una oportunidad de reinventarte, proponer cosas nuevas, y arriesgarte a nuevas propuestas.

Este es un final de año en el que hemos tenido subidas y bajadas, risas y llantos. Un final de agradecimiento a nosotros como equipo unido que se siguió esforzando por brindar un servicio de excelencia y calidad a pesar de las adversidades, y también,  un agradecimiento enorme a todos los clientes que han confiado en nosotros, porque sin ellos nuestro trabajo sería en vano.